La electroestimulación es un tratamiento muy eficaz en la recuperación de lesiones deportivas pero existen otras razones por las que utilizarla.

A continuación veremos brevemente que es la electroestimulación y cuales son las razones más importantes para querer utilizarla.

razones utilizar electroestimulacion

¿Qué es la estimulación eléctrica muscular?

Como probablemente ya sabes, tu cerebro controla todo lo que haces, dices, piensas y sientes. Esto significa que cuando doblas la pierna, un mensaje es enviado desde tu cerebro al músculo de tu pierna diciéndole que se contraiga.

Cuando sientes dolor, algo similar sucede. Cuando tocas algo caliente, un mensaje que lleva esa sensación es enviado a tu cerebro, diciéndole que la superficie está caliente y peligrosa. Nuestro cerebro envía instantáneamente las mismas señales diciéndole a los músculos que quiten la mano.

Todos estos mensajes se envían en menos de una milésima de segundo, a lo largo de vías conocidas como vías neuronales y además cada tipo de señal cerebral tiene su propia frecuencia. Algunas de estas señales incluyen: dolor, agudo, romo, caliente, frío, contracción muscular y relajación muscular.

Hace unos años, los científicos no sólo descubrieron estas vías, sino que también pudieron descubrir la “frecuencia” con la que enviamos estos mensajes. Poco después de que la investigación se desarrollara aún más, las máquinas de electroestimulación se perfeccionaron y mejoraron con la capacidad de utilizar las mismas vías neuronales para enviar mensajes a nuestro cerebro y músculos diciéndoles qué hacer y cómo hacerlo.

Cuando se utiliza la electroestimulación, se colocan almohadillas adhesivas en los músculos que necesitan ser activados y la máquina se ajusta a la frecuencia correcta para imitar los mensajes cerebrales que le dicen a sus músculos que se contraigan.

Razones por las que utilizar la electroestimulación

Hay varias razones por las que se utiliza la electroestimulación. Las más importantes son las siguientes:

#1 Alivio del dolor

Cuando los científicos descubrieron la frecuencia con la que nuestro cuerpo envía mensajes que nos hablan del dolor, también descubrieron que había frecuencias similares que podían bloquear esos mensajes de dolor.

Imagínate que tus señales de dolor van a lo largo de las vías del tren, y el gerente de la estación quiere detener el tren. Todo lo que tendrían que hacer es abrir una puerta a través de las vías y eso probablemente detendría el tren. Este es el caso del dolor.

Cuando te haces daño con algo, puede que te hayas dado cuenta de que te frotas automáticamente el área de dolor. Esa acción de frotar le da al cerebro diferentes señales y bloquea la transmisión de la frecuencia del dolor.

Este no es el uso principal de las máquinas de electroestimulación, pero es uno a tener en cuenta.

#2 Memoria muscular

Los caminos neuronales y mensajes de los que hemos estado hablando crean un tipo de huella permanente en nuestra mente. Esto se aplica por ejemplo a los atletas que corren rápido: Una vez que han obtenido un nuevo récord personal, su cuerpo “recuerda” cómo hacerlo y, por lo tanto, es más fácil replicarlo la próxima vez.

Si llevamos esto un paso más allá, piensa en cuándo aprendiste a caminar. Sin querer, aprendiste los patrones correctos para el movimiento humano, unos patrones que están diseñados para que seamos efectivos y eficientes, y para reducir el riesgo de lesiones. A medida que envejecemos, nos volvemos perezosos y comenzamos a desarrollar malos hábitos, incluyendo una mala postura. Cuando esto sucede, algunos músculos se vuelven perezosos y no están haciendo el trabajo que deberían.

Lo mismo sucede cuando las personas desarrollan una lesión. Por ejemplo, cuando te lesionas la rodilla con frecuencia, los músculos de los muslos (cuádriceps) se “apagan” como mecanismo de protección.

Esto se debe a que nuestro cuerpo interpreta el dolor como un peligro y por lo tanto, si mover la rodilla causa dolor, tratará de apagar los músculos que controlan la rodilla para que no puedas hacer más daño.

Una vez que la lesión aguda se haya resuelto, es posible que los cuádriceps no se vuelvan a activar como antes. Esta es la razón por la que los atletas a menudo desarrollan una lesión secundaria después de regresar al deporte; mientras que la lesión original ha sanado, los músculos no son tan fuertes como antes.

La electroestimulación es muy efectiva en casos como este. Se determina qué músculos no están funcionando y se utiliza la máquina de electroestimulación para activarlos manualmente.

#3 Activación muscular máxima

Este tipo de tratamiento de electroestimulación es similar al anterior, pero es más usado en atletas.

Cuando contraes un músculo en un momento dado, por ejemplo, los cuádriceps, puede que en realidad sólo utilices el 40% de las fibras musculares y las señales eléctricas disponibles en la pierna. Esto sucede principalmente porque nuestros cuerpos son increíblemente buenos en aprender a ser efectivos. Por lo tanto, si usar el 40% hace el trabajo, entonces eso es todo lo que usarás.

El problema con esto ocurre cuando estás tratando de superar tus marcas y quieres empujar tu cuerpo más de lo que lo has hecho antes. Un levantador de pesas, por ejemplo, puede tratar de levantar una pesa más pesada. Como resultado, necesitan reclutar la mayor cantidad posible de fibras musculares y señales eléctricas disponibles.

Desafortunadamente para todos nosotros, no es tan simple como pedirle al cuerpo que lo haga. Tu cuerpo tiene que volver a aprender la acción y aprender a “encender” las fibras extra, y hacerlo en el orden correcto.

Una manera increíblemente efectiva de hacer esto es realizar el movimiento (en este caso, levantar la barra) mientras se colocan las almohadillas de la electroestimulación. Se pone la máquina en la posición de contracción muscular y se enciende mientras el atleta está levantando. Después de un período de tiempo, esto entrenará a esas fibras musculares latentes para que se enciendan durante esa acción.

Una vez el cuerpo aprende a activar las fibras extra, se puede reducir gradualmente la estimulación externa, ya que el músculo habrá desarrollado la memoria para encenderse y completar la acción.

Es importante entender que la electroestimulación no debe utilizarse nunca como sustituto del entrenamiento, sino más bien como una ayuda-

Uso de cookies

Usamos cookies propias y de terceros (Google) para que usted tenga la mejor experiencia de usuario, por lo que los terceros reciben información sobre tu uso de este sitio web.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas el uso de las cookies. Puedes obtener más info o saber cómo cambiar la configuración en nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies