+34 652 76 88 81

En este post vamos a ver cuándo y cómo se debe utilizar la electroestimulación. Es recomendable que la electroestimulación se utilice como un complemento a tu rutina de entrenamiento, es decir, debe ser utilizada como una herramienta más y no en algo en lo que se tenga que basar tu entrenamiento.

cuando se usa la electroestimulacion

Usos de la electroestimulación

Vamos a describir qué usos tiene la electroestimulación.

Para ayudar a fortalecer los músculos cuando hay dolor o lesiones

Una de las situaciones más comunes en las que se usa la electroestimulación es cuando un deportista está tratando de recuperar la fuerza muscular, pero el movimiento físico o el entrenamiento se previene con dolor y/o lesiones agudas.

Un ejemplo común de esto es cuando una persona ha tenido ha tenido una operación de rodilla. Durante los meses y años previos a la operación, los músculos que están alrededor de la rodilla se han vuelto cada vez más débiles, ya sea como resultado de la “desconexión” de los músculos como mecanismo de protección o porque la persona inicialmente pone más tensión en la otra pierna para evitar el dolor.

La causa secundaria de la debilidad muscular es una persona que lleva un estilo de vida menos activo para evitar el dolor y la incomodidad.

Durante las primeras etapas de la rehabilitación (desde las primeras horas después de la operación), el objetivo es reactivar los músculos que han sido afectados durante la operación y comenzar a activar la memoria muscular. Esta fase se hará lo más rápido posible.

Sin embargo, debido a que el paciente ha pasado por una operación bastante traumática y puede sentirse incómodo, es posible que no pueda o no quiera llevar a cabo los ejercicios recomendados.

En este caso, se puede utilizar la electroestimulación como un mecanismo para aliviar el dolor y, en segundo lugar, como un método para activar los músculos sin requerir ningún (o muy poco) movimiento del paciente en cuestión.

Esta puede ser una forma útil para ayudar a un deportista, o a las personas en general, a recuperar la confianza en su capacidad de usar los músculos con un mínimo de molestias.

Para permitir el entrenamiento cuando estás fatigado y prevenir lesiones

La causa más común de lesión en cualquier programa de ejercicio es la fatiga, sin importar si el programa está diseñado para ayudarte a volver de una lesión, fortalecerte para prevenir una lesión o simplemente mejorar una habilidad física.

Cuando te cansas, ocurren una serie de cambios significativos que aumentan enormemente lass probabilidades de sufrir una lesión. Estos cambios son:

Transmisión de señal más lenta

Las señales de las que hemos estado hablando a lo largo de este artículo se envían a una velocidad increíble; sin embargo, a medida que nos cansamos, la velocidad de transmisión se hace más lenta.

El motivo de preocupación aquí es que la fatiga impide que nuestro cuerpo tenga tiempo suficiente para reaccionar y evitar lesiones.

Un ejemplo de esto ocurre si estás trotando y colocas el pie en una piedra. Tu cerebro recibirá el mensaje de que tu pie está en un terreno inestable y, como resultado, modificará su centro de gravedad y distribución de peso y le dirá a tu pie que ajuste su posición, todo en una fracción de segundo.

Sin embargo, si estás fatigado y este mensaje se retrasa, es cada vez más probable que no reciba esos mensajes a tiempo para hacer los ajustes necesarios antes de doblar el tobillo y lesionarse.

Patrones de movimiento

A medida que nos cansamos, quizás al final de una sesión de entrenamiento, nuestros patrones de movimiento cambian. Esto se hace generalmente como un mecanismo para tratar de “engañar” el ejercicio y reclutar músculos adicionales para ayudar.

Si vas al gimnasio y observas a la gente en el área de las pesas, lo verás con frecuencia. Uno de los ejemplos más obvios de esto es cuando la gente está haciendo ejercicios de bíceps.

En teoría, el único movimiento en tu cuerpo durante este ejercicio es la parte inferior del brazo, que deben doblar y extender a la altura del codo. Sin embargo, a medida que la persona se cansa, verás que “enganchan” su hombro para tratar de reclutar músculos adicionales. Incluso pueden empezar a columpiarse en la cintura, esperando que el ímpetu haga que el peso suba.

Esto es motivo de preocupación, ya que es probable que estas nuevas adaptaciones den lugar a un perjuicio.

Debilidad motriz

En pocas palabras, cuando estamos fatigados, nuestros músculos están cansados. Simplemente no son capaces de llevar a cabo las exigencias que les planteamos.

Puedes haber experimentado esto si alguna vez has estado en una carrera larga o has tenido una sesión dura de entrenamiento de piernas y luego ha tratado de subir las escaleras. Tus piernas probablemente se sintieron como gelatina y cedieron debajo de ti.

Aparte de los riesgos obvios que presenta la caída, tienes un mayor riesgo de sufrir lesiones articulares y musculares durante este tiempo debido a que sus músculos están sobrecargados.

Debido a las estas razones, es probable que se te haya aconsejado no completar ningún entrenamiento cuando estés fatigado.

Sin embargo, gracias a la invención de la electroestimulación, esto ya no es así. Es posible aplicar electroestimualción al final de una sesión y activar los músculos específicos, continuando trabajando en la activación y el tono mientras estás tumbado en un sofá, sin riesgo de lesión. Esto se utiliza a menudo junto con el ensayo visual para obtener el máximo beneficio.

Uso de cookies

Usamos cookies propias y de terceros (Google) para que usted tenga la mejor experiencia de usuario, por lo que los terceros reciben información sobre tu uso de este sitio web.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas el uso de las cookies. Puedes obtener más info o saber cómo cambiar la configuración en nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies