+34 652 76 88 81

Si te has marcado nuevos objetivos y uno de ellos es el de mejorar tu calidad de vida, haciendo más deporte y comiendo mejor, entonces este artículo te interesa.

Esto a veces puede resultar difícil, ya que la realidad es que vivimos en una sociedad que nos induce a llevar hábitos de vida poco saludables, con comidas a deshoras y rápidas.

Afortunadamente, el interés por saber cómo ponerse en forma y mejorar nuestra calidad de vida va en aumento.

mejorar calidad de vida

 Claves para mejorar nuestra calidad de vida

Existe suficiente evidencia científica para saber que la actividad física bien programada por un profesional y en dosis adecuada hace que mejore nuestra calidad de vida, además de prevenir enfermedades, lesiones y mejorar nuestro estado anímico.

Para mejorar en el ejercicio es necesario ponerse metas sencillas y realistas, mejorando poco a poco. Hay que dejar de lado las dietas milagro, ejercicios de quema de grasa infalibles y productos similares, que no nos van a aportar ningún beneficio y, es posible, que tengan un efecto contrario a largo plazo, con efecto rebote y ganancia de peso.  

Además de todos los beneficios del deporte en nuestro cuerpo y calidad de vida, se suelen obviar los beneficios sobre el estado de ánimo y el cerebro. Las personas que practican ejercicio con regularidad tienen una vida activa, más feliz, con mayor salud y  afrontan los problemas del día a día más fácilmente.

Esto es debido a que el cuerpo al realizar ejercicio libera endorfinas, que son unos neurotransmisores que afectan a la felicidad, al estado de ánimo y ayudan a disminuir el dolor.

Cuando llevamos un estilo de vida sedentario y no tenemos estas sensaciones placenteras, se buscan alternativas como tabaco, dulces, alcohol, etc.… que tienen efectos negativos sobre nuestra salud.  

Qué ejercicios son los más efectivos para mejorar tu estilo de vida

Los ejercicios pueden ser más o menos efectivos para una persona en función de la forma de realizarlo, su condición física, lesiones, etc.

Por eso, es necesario realizar una valoración inicial, tanto antropométrica como física, para poder obtener información personal de cada persona y poder individualizar su entrenamiento. A partir de ese momento, se planifica un entrenamiento con los ejercicios más efectivos para cada persona, que le permita ir mejorando progresivamente.  

Se suele recomendar al menos 150 minutos de actividad moderada a la semana, o 75 minutos de actividad vigorosa, así como incluir dos días de ejercicios de fuerza a la semana para mantener un estilo de vida activo.

Si queremos liberar un mayor número de endorfinas, conviene trabajar con ejercicios poliarticulares, que impliquen varios músculos a la vez, y realizarlos a una intensidad elevada (una opción muy popular es trabajar en HIIT: Ejercicio interválico de alta intensidad). 

¿Sólo el ejercicio es suficiente para mejorar el estilo de vida?

Está claro que el ejercicio físico, aunque sea importante,  no es lo único que nos permite mejorar nuestra calidad de vida y nuestra autoestima.

Otro aspecto esencial a tener en cuenta, son nuestro hábitos alimentarios. Cuando queremos obtener un objetivo a largo plazo, es importante controlar la alimentación para que las calorías ingeridas sean iguales a las que consumimos durante el día al realizar las funciones corporales y la actividad física. Tenemos que llevar una alimentación sana y equilibrada, evitando azucares y alimentos procesados.

Con esto conseguiremos la energía para entrenar con intensidad y tener una vida activa. 

Descanso

Un aspecto que no se suele tener en cuenta en el día a día es el descanso, parte fundamental en cualquier tipo de actividad física. Cuando descansamos el cuerpo repara los “daños celulares” del entrenamiento para obtener mejora, así como recarga energía para afrontar un nuevo día. Es importante respetar las horas de sueño (intentar dormir entre 6-8 horas al menos).

5 maneras en las que el ejercicio mejora tu calidad de vida

El ejercicio no sólo te ayuda a vivir más tiempo, sino que también te ayuda a vivir mejor. Además de fortalecer el corazón y los músculos y defenderte de una gran cantidad de enfermedades, el ejercicio también puede mejorar tu funcionamiento mental y emocional e incluso reforzar tu productividad y sus relaciones cercanas.

#1 Evita la depresión

Aunque un pequeño paseo no pueda resolver serias dificultades emocionales, los investigadores saben que existe un fuerte vínculo entre el ejercicio regular y la mejora del estado de ánimo.

El ejercicio aeróbico estimula la liberación de hormonas elevadoras del estado de ánimo, que alivian el estrés y promueven una sensación de bienestar. Además, las contracciones musculares rítmicas que se producen en casi todos los tipos de ejercicio pueden aumentar los niveles del químico cerebral serotonina, que combate los sentimientos negativos.

#2 Mejora la vida sexual

Tanto la libido como el rendimiento se benefician del ejercicio aeróbico de moderado a vigoroso. Un estudio reciente de la Universidad de Harvard encontró que los hombres que hacían ejercicio durante 30 minutos al día eran 41% menos propensos a experimentar disfunción eréctil que los hombres sedentarios.

El ejercicio también ayuda a las mujeres: en otro estudio observaron que 20 minutos de bici aumentaron la excitación sexual de las mujeres en un 169%.

#3 Agudiza el ingenio

La actividad física aumenta el flujo sanguíneo al cerebro, lo cual puede ayudar a mantener la función cerebral.

También promueve una buena función pulmonar, una característica de las personas cuyos recuerdos y agudeza mental permanecen fuertes a medida que envejecen. Aunque todos los tipos de actividad física ayudan a mantener la mente aguda, muchos estudios han demostrado que el ejercicio aeróbico, en particular, mejora con éxito la función cognitiva.

#4 Mejora el sueño

El ejercicio aeróbico regular proporciona tres beneficios importantes del sueño: te ayuda a dormirte más rápido, a pasar más tiempo en el sueño profundo y a despertarte menos durante la noche.

De hecho, el ejercicio es la única manera conocida para que los adultos sanos aumenten la cantidad de sueño profundo y éste es esencial para que tu cuerpo se renueve y se repare a sí mismo.

#5 Protege la movilidad y la vitalidad

El ejercicio regular puede ralentizar la disminución natural del rendimiento físico que ocurre a medida que envejeces.

Al mantenerse activos, los adultos mayores pueden mantener su estado cardiovascular, metabolismo y función muscular en línea con los de personas mucho más jóvenes. Y muchos estudios han demostrado que las personas que eran más activas en la mediana edad eran capaces de preservar su movilidad – y por lo tanto, su independencia – a medida que envejecían.

Estos son los aspectos más importantes a tener en cuenta para mejorar nuestra calidad de vida, que nos ayudarán a conseguir un estilo de vida más activo y a poder afrontar el día a día de una manera más positiva y con mayor energía.  

Desde el equipo JG Fitness Coaching, tu entrenador personal en Madrid, buscamos la felicidad de las personas a la vez que mejoran tanto tu parte mental como física, buscando un equilibrio que potencie a la persona hasta que consiga sus objetivos. 

Uso de cookies

Usamos cookies propias y de terceros (Google) para que usted tenga la mejor experiencia de usuario, por lo que los terceros reciben información sobre tu uso de este sitio web.

Si continúas navegando, consideramos que aceptas el uso de las cookies. Puedes obtener más info o saber cómo cambiar la configuración en nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies