¿Necesitaríamos añadir la fuerza a nuestro entrenamiento para poder perder grasa?

 

La importancia de la fuerza

El entrenamiento de fuerza es el más olvidado cuando hacemos ejercicio físico. Casi todo el mundo hace entrenamiento de tipo cardiovascular, como andar, correr, etc… Pero, ¿qué pasa con la fuerza?

Primero de todo, hemos de destacar que el entrenamiento de fuerza no es necesariamente lo que todo el mundo cree: levantar kilos y muchas horas en el gimnasio. Tras esta pequeña aclaración, es fundamental aclarar algunos de los muchos beneficios del entrenamiento de fuerza:

  1. Mejora la salud. El entrenamiento de fuerza es un factor clave en la prevención e incluso mejora de muchas enfermedades, como el dolor de espalda, la artritis, osteoporosis, diabetes, enfermedades cardiacas, colesterol, etc.
  2. Reduce y/o previene sarcopenia y osteopenia. Este punto va un poco ligado al anterior. La sarcopenia es la pérdida de masa muscular debido a la edad, la osteopenia es la pérdida de densidad mineral ósea.
  3. Reduce lesiones. El fortalecimiento muscular protege las articulaciones y estructuras pasivas (ligamentos, tendones, meniscos, etc.)
  4. Mejora las actividades de la vida diaria. Desenvolverse mejor durante nuestras rutinas diarias, como levantarse y sentarse de la silla o coger las bolsas de la compra.
  5. Mejora la autoestima. El entrenamiento de la fuerza mejora la percepción que se tiene de uno mismo y te hace sentir mejor, además de la mejora en la composición corporal.
  6. Mejora el rendimiento. Todos los deportes necesitan entrenamiento de la fuerza para poder ser competitivo.
  7. Juega un papel clave en la pérdida de peso. Entrenar fuerza te hace aumentar la masa muscular, lo que acelerara nuestro metabolismo y facilita la pérdida de grasa corporal.

La fuerza en la pérdida de peso

Queremos hacer especial mención a este apartado, ya que es un tema que a mucha gente le preocupa. La creencia habitual es hacer ejercicio aeróbico para la pérdida de peso, pero, ¿es eso cierto?

Si empezamos a analizar los ejercicios, hablando de salir a correr (muy habitual para bajar peso) lo cierto es que este tipo de entrenamiento tiene mucho impacto para las articulaciones, y el cuerpo en muchas ocasiones no está preparado para esa cantidad de impacto, y mucho menos si es alta intensidad, que es más efectivo para la pérdida de peso. De modo que lo primero sería crear una musculatura fuerte para que, posteriormente, se pueda soportar ese impacto, ahí volvemos al entrenamiento de la fuerza.

En cuanto a los ejercicios más beneficiosos para la pérdida de grasa, son los que involucren un mayor número de músculos o ejercicios poliarticulares. Y, a poder ser, que esté implicada la musculatura del tren inferior. Así mismo, los descansos han de ser cortos, 1 minuto o incluso menos.

Si aumentamos de masa muscular, nuestro volumen se verá reducido considerablemente, a la vez, que nuestro porcentaje de grasa disminuirá.

Conclusiones

  • No hay que tener miedo al entrenamiento de la fuerza si lo que se quiere es perder peso, ya hemos visto que es beneficioso y necesario para el mismo. Recuerda que el entrenamiento de fuerza es fundamental para que no haya un descenso de tu masa muscular. Todo ello hará que tu gasto calórico en reposo no disminuya, sino que incluso pueda aumentar algo.
  • Hay que realizar entrenamiento de fuerza al menos 2 veces a la semana.
  • Un entrenamiento efectivo ha de ser intenso. Es más beneficioso un entrenamiento corto e intenso que uno largo y poco exigente.

 

Desde el equipo JGFITNESSCOACHING buscamos la felicidad de las personas a la vez que mejoran tanto su parte mental como física, buscando un equilibrio que potencie a la persona hasta que consiga sus objetivos.

Pueden venir a nuestro local, consultar nuestra web:

www.jgonzalez-fitnesscoaching.com

O llamar a nuestro teléfono 652 76 88 81